Horoscopo celta

HORÓSCOPO CELTA

El Horóscopo Celta está muy vinculado con la naturaleza.

Los bosques y los árboles representaban la vida y la protección en las civilizaciones celtas y eran empleados en su astrología.

Cada entorno de este tipo se encontraba asociado con la magia emocional, y de esta forma surge un horóscopo diferente. En este caso, cada uno de los signos está representado por un árbol, en función del momento de tu nacimiento. Existe un horóscopo protector que se basa en las fases de la luna.

De forma general, cada árbol ocupa dos periodos en el año, a excepción de los equinoccios y solsticios.

Existen dos árboles para los equinoccios, que son el Olivo y el Roble. Para los solsticios, el Abedul y la Haya son los árboles que representa a los nacidos en estas fechas.

El resto de árboles que representan los signos del Horóscopo Celta son el Abeto, Álamo, el Arce, el Avellano, Carpe, Castaño, el Cedro, Ciprés, Fresno, la Higuera, el Manzano, Nogal, Olmo, Pino, Sauce, Serbal y el Tilo.

Cada uno de ellos se distribuyen en diferentes períodos a lo largo del año. Existe más de un período para cada signo del Horóscopo Celta durante el año, a diferencia de lo que sucede en el resto de horóscopos.

Con una llamada podrás descubrir qué árbol te protege y bajo la influencia de qué tipo de árbol estás, conociendo tu Horóscopo Celta y acercándote mucho más a lo que esta civilización definió en sus inicios, asignando cada signo a cada fase lunar.

Algunos rasgos de cada signo son los siguientes:

Alamo : Alto sentido de la estética, naturaleza artística, carácter entusiasta y muy organizadores.

Abedul: Personas vivaces, atractivas y elegantes. Prefieren la calma y satisfacción. No les gusta crear dificultades.

Abeto: Amantes de la belleza, con buen gusto. Modestos, ambiciosos, poseedores de muchos talentos y con gran inteligencia.

Arce: Personas imaginativas, originales, tímidos y reservados.

Avellano: Encantadores, comprensivos, populares, con sentido de la justicia.

Castaño: Personas muy diplomáticas, interesadas por los demás. No soportan que les subestimen o quieran colocarse por encima de su personalidad.

Cerezo: Gran magnetismo, atractivos, vivaces y exigentes. Juegan con el destino y pueden ser muy egoístas.

Haya: Vida organizada, ahorradores. Éxito asegurado en sus negocios e inversiones.

Carpe: Extravagantes, disciplinados, organizadores y cumplidores de metas.

Lima: Odian pelear, aceptan las cosas aunque sueñan con metas que no pueden alcanzar, lo que provoca insatisfacción. Se sacrifican por sus amigos.

Manzano: Aventureros, viven el día a día. Muy enamoradizos, generosos y con talento.

Olmo: Agradables, sensatos, tranquilos y moderados. Alegres y facilmente confiable en ellos.

Serbal: Muy fuertes, firmes ante los golpes de la vida. Amantes de la vida y de las emociones. Emocionales y sensibles.

Cedro: Belleza exotica, buena salud, adaptables. Autoconfianza e impaciencia les definen.

Cipres: Vitalidad y juventud permanente define a este signo. Atractivos y con encanto y con capacidad de adaptación.

Nogal: Personas llenas de contrastes y contradicciones. Egositas y agresivas o generosas y tiernas en función de cada día. Ingeniosas y polifacéticas.

Olivo: Sabios con sentimientos cálidos y tiernos. Razonables y equilibrados. Tolerantes, alegres y calmados.

Pino: Les encanta la compañía agradable, resistentes a los contratiempos, valientes y despreocupados.

Roble: Dinámicos, valientes, fuertes, implacables e independientes.

Sauce Llorón: Melancólicos, enamorados de lo bello, soñadores y de buen gusto. Honestas y exigentes, lo que hace difícil la convivencia con ellos.

Higuera: Fieles a sus convicciones, cariñosos y sentimentales, familiares. Enamorados de la vida y del buen humor.